El Virus del Papiloma Humano en el Varón

¿Qué es el virus del papiloma humano?
El virus del papiloma humano genital (VPH) es un virus que solo se contagia entre humanos, de ahí su nombre. Es una enfermedad de transmisión sexual muy común. Muchas de las personas sexualmente activas tendrán el VPH en algún momento de su vida. Existen más de 40 tipos de VPH que se pueden transmitir por el contacto sexual. Estos virus pueden infectar las áreas genitales de los hombres, incluida la piel del pene o del ano y las partes a su alrededor. También pueden infectar la boca y la garganta.

¿Qué problemas en la salud de los hombres se pueden presentar por este virus?
Existen muchos tipos de VPH. La mayoría de los casos son asintomáticos, es decir la persona no sabe que tiene el virus, pero puede contagiarlo. Ya algunos mostrarán las clásicas lesiones verrucosas en la zona genital. Otros pueden desencadenar cáncer de pene, de ano o de cavidad orofaríngea.

¿Qué tan frecuentes son los problemas ocasionados por el VPH?
Cerca del 1% de los hombres sexualmente activos tendrán verrugas genitales en algún momento.
En nuestro país no existen datos exactos al respecto, por tomar un ejemplo, todos los años, en los Estados Unidos, alrededor de: 400 hombres contraen cáncer de pene asociado al VPH
1,500 hombres contraen cáncer de ano asociado al VPH
5,600 hombres contraen cáncer de la cavidad orofaríngea asociado al VPH (cáncer en la parte posterior de la garganta, incluidas la base de la lengua y las amígdalas).

¿Cómo se contraen el VPH los varones? 
Este virus se transmite por contacto genital, más a menudo por relaciones sexuales vaginales o anales. También puede transmitirse durante el sexo oral. Dado que el VPH por lo general no produce síntomas, la mayoría de los hombres y mujeres pueden adquirir el virus y transmitirlo a sus parejas sin saberlo. Una persona puede tener el VPH aun cuando hayan pasado años desde que tuvo una relación sexual. Hasta los hombres que en toda su vida han tenido una sola pareja sexual pueden contraer el VP.

¿Existe algún tratamiento o alguna cura para el VPH? 
No existe ningún tratamiento o cura para el VPH.
Las verrugas genitales se pueden tratar con medicamentos, cirugía (para extirparlas) o destruir mediante congelación. Algunos de estos tratamientos requieren de una visita al médico. Otros los puede realizar el propio paciente en su casa. No hay un tratamiento mejor que otro. Meses después del tratamiento puede que vuelvan las verrugas, por lo que es posible que se requiera de varios tratamientos. Tratarse las verrugas genitales no significa que se tenga menos posibilidad de pasar el VPH a la pareja sexual. Por esta razón, algunos hombres deciden no tratarse las verrugas genitales. De no ser tratadas, las verrugas genitales pueden desaparecer por sí solas, mantenerse igual o crecer (en número o en tamaño). Las verrugas no se convertirán en cáncer.
Los cánceres de ano, de pene y de la cavidad orofaríngea se pueden tratar con cirugía, radioterapia y quimioterapia. A menudo se combinan dos o más de estos tratamientos.

¿Cómo prevenir el contagio de VPH?
Dado que el VPH es tan frecuente y por lo general no se puede ver, la única manera segura de prevenirlo es no tener relaciones sexuales. Hasta las personas que han tenido una sola pareja sexual en toda su vida pueden contraer el VPH si su pareja estaba infectada por el VPH.
Otra medida es el uso permanente de condones. Esto protege tan sólo la zona cubierta por el mismo, pudiendo infectarse las zonas no portegidas como el pubis.
Actualmente contamos con vacunas que previenen de gran parte de las verrugas genitales y de los tipos de virus causales de cáncer.
Muchos estudios señalan que la circunsición protege contra el contagio del VPH, por lo que la recomendamos en nuestro medio como una medida segura de prevenir el contagio.

¿Quiere saber más ?

Detección del papiloma virus humano

Las enfermedades de transmisión sexual están aumentando su incidencia a nivel mundial, y es importante conocer al respecto de su diagnóstico y tratamiento.
La infección por el papiloma virus humano es considerada la enfermedad de tranmisión sexual mas frecuente.
Mas del 85% de los pacientes portadores de este virus no lo manifiestan de manera visible, lo que aumenta la posibilidad de propagación de la enfermedad.
Uno de los métodos de diagnóstico seguri y sencillo es la denominada penescopia, la cual comentamos líneas abajo.

 Una manera efectiva de protegerse contra el papiloma virus es la aplicación de la vacuna tetravalente. Esta vacuna protege contra las formas agresivas que producen cáncer y lesiones genitales.
Penescopia
La penescopia es un procedimiento sencillo que permite detectar lesiones subclínicas imperceptibles a la observación simple, producidas por el papiloma virus humano; orientando a su vez en la utilización de métodos de diagnóstico más complejos como estudios histopatológicos y de biología molecular.
Permite, una vez realizado el correcto diagnóstico, implementar medidas preventivas para evitar la diseminación de la pareja sexual.
Las ventajas de este procedimiento son su bajo coste y gran sensibilidad, adicionalmente es un examen ambulatorio y no amerita mayor riesgo.
Para realizar la penescopia se utiliza una solución de ácido acético al 5%, el cual cubrirá la zona a estudiar durante 3 a 5 minutos.
Posteriormente la piel es examinada minuciosamente con luz blanca y el auxilio de una lente de aumento.
Las lesiones consideradas positivas son aquellas acetoblancas, es decir aquellas que se tiñen de color blanco o se tornan brillantes al examen.
Recordemos que la infección del papiloma virus es multifocal, es decir afecta varias regiones.
Las zonas mas comprometidas son el glande y el surco balanoprepucial, pudiendo también estar afectadas el cuerpo peneano, el pubis, la fosa navicular de la uretra y la región anogenital.
Debemos recordar que no todas las lesiones acetoblancas positivas al estudio de penescopia equivalen a papiloma virus humano, otras de las lesiones frecuentemente encontradas son las siguientes:
  • Liquen plano
  • Liquen escleroso y atrófico
  • Psoriasis
  • Candidiasis
  • Lesiones traumáticas
  • Lesiones por cáusticos
  • Glándulas de la corona y parafrenillo

En la foto, paciente sometido a penescopia mediante la aplicación de ácido acético. Adicionalmente utilizamos una tinción especial para mejorar la sensibilidad de la prueba.

Como hemos visto, la penescopia es un examen sencillo y de gran utilidad. 

Si Usted tiene dudas al respecto, visítenos.