Cómo se forman los riñones y el aparato genital? Capítulo 1

Conocer cómo se forma y se desarrolla el embrión humano, y sus órganos es fundamental para el diagnóstico de diversas patologías urológicas. De primera mano y gracias a nuestros amigos de Madrid Urología, comentaremos en 6 capítulos, este interesante tópico de embriología.

Embriología del aparato genitourinario

Para la tercera semana del desarrollo las hojas embrionarias ya se han establecido e inician plegamientos y brotes que irán diseñando los distintos órganos del organismo. Este complejo proceso, comienza en la 4a semana del desarrollo y continua en adelante.

En esta primera imagen podemos ver el embrión en un corte sagital con su manto ectodérmico (EC) el mesénquima (ME) y el tubo endodérmico (EN), el cual tiene dos invaginaciones ventrales: la del Saco Vitelino en la Zona Media y la del Uraco a partir de la caudal o alantoidea; además se ha representado el despliegue del amnios (AM) y el esbozo de pedículo del cuerpo, que emite hacia su nido uterino las vellosidades coriónicas, saliencias absorbentes trofoblásticas que constituyen la placenta.

Imagen 1. Corte sagital del embrión.

La siguiente figura representa una sección axial del embrión donde se ve en la línea media y partiendo del dorso, primero el tubo neural (que antes fue un simple surco ectodérmica),  luego la notocorda, seguida de la aorta y por fin el tubo endodérmico (futuro intestino), a cada lado de la Aorta se observa en las venas cardinales y más lateralmente el mesénquima o mesodermo embrionario que se ha dividido en tres fragmentos independientes:

1) El Somite (SO) o mesodermo dorsal;

2) El Mesodermo Intermedio (MI) que incluye su condensación gonadal medial y se conoce también como gononefrótomo;

3) por último el Mesodermo Celómico o Celoma (CE) que es el peritoneo primitivo, constituido por una hoja parietal y otra visceral (está envuelve al intestino) las cuales en continuidad con la del lado opuesto limitan la gran cavidad celómica o peritoneal. El gononefrótomo queda situado dorsal con respecto a las paredes del celoma, separado de ellas; por lo tanto desde su inicio todos los tejidos originados en aquél (renal, gonadales, vías urinaría superior) serán retroperitoneales.
Imagen 2. Corte transversal del embrión.

Como los Somitas, el Mesodermo Intermedio se divide en sucesivos segmentos en sentido cefalocaudal. Por esas divisiones (tomos en griego es sección, corte) y porque da origen a los riñones y las gónadas, esta estructura mesodérmica se le llama gononefrótomo.

En la organogénesis renal se distinguen tres etapas.

Primero: La más precoz y fugaz del pronefros (pr)  se ve solo Los primeros días de la cuarta semana en la región cervical embrionaria; en sus componentes aparecen nefrones rudimentarios que establece una serie de puentes de unión entre sus extremos externos, lo que inicia la construcción de un tubo llamado conducto de Wolff, que se irá prolongando así la región caudal.

Segundo: A continuación, a partir la 24o día si desarrolla en la región torácica y enseguida de la lumbar el mesonefros (ms), en tanto van desapareciendo  los nefrótomos cervicales en forma progresiva craneocaudal, es decir, más pronto los más cefálicos y luego en orden los que le siguen.

El desarrollo de nefrones elementales es bien evidente en el período mesonéfrico, en que claros aportes vasculares de la aorta y la gran vena cardinal homolateral, esbozándose glomérulos  y capilares arteriovenosos, con todo lo cual estos nefrones llegan hacer uriníferos; también se perfecciona el largo tubo colector común, conductos de Wolff, aún ubicado lateralmente, el que crece a cada lado hacia la cuña urorrectal.

Embrión con detalle del Pronefros y del Mesonefro.

Tercero: Ya en la región lumbar baja, este tubo no es más lateral; cruza oblicuamente delante del mesodermo intermedio, se aproxima a la línea media y desembocará en la cloaca abriéndose en ella el día 28. Su tramo final emite una invaginación hacia atrás, afuera y arriba, el brote o yema ureteral de Kupffer (en la 5a semana), que alcanzan la cara anterior de la porción distal sacra del mesodermo intermedio, masa no dividida llamada metanefros (mt)  inclinada hacia arriba y abajo y adentro hasta llegar muy cerca de la del lado opuesto en su extremo inferior. El metanefros protagoniza la última etapa de la formación de riñón. El brote ureteral es la futura vía excretora superior (uréter, pelvis y cálices) más lo conductos colectores de la médula renal. El metanefros (mt) es el blastema (conjunto de tejidos originarios) de todos los componentes corticales de riñón definitivo y desarrolla estos elementos solo si la yema ureteral llega a su seno y lo estimula. Si no hay brote de Kuppfer, el  metanefros respectivo no pone en marcha su potencial y desaparece. A su vez, si no hay metanefros apto, el Kupffer no se ramifica.

El brote de Kupffer se hará eco y va a formar toda la vía excretora superior y los conductos colectores. Recibirá y trasportara orina fetal una vez construidos los nefrones metanéfricos aptos; orina que será miccionada al líquido amniótico.

Detalle del Mesénquima Metanéfrico en la zona distal y la involución progresiva del Mesonefro, habiendo desaparecido ya por completo el Pronefros.

 

Durante esta fase del desarrollo es posible también identificarle el conducto de Wolf que desde su ubicación lateral pasa por delante del mesonefros y va aproximándose a la línea media, dando el paso el brote ureteral.

Por su parte las gonadas también han iniciado su formación y se observa arriba y medialmente en el gráfico, coincidiendo en esta imagen con el brote de Kuppfer por debajo.

El siguiente gráfico ilustra el embrión en fase de Metanefros en la cual se aprecia arriba y medialmente las gonadas totipotenciales y abajo y lateralmente el brote ureteral de Kuppfer.

Dr. Luis Fernando Susaníbar Napurí
Urología y Sexología
Madrid Urología

Cirugía mínimamente invasiva para la próstata

ALTERNATIVAS QUIRÚRGICAS A LA RTUP

TECNICAS MINIMAMENTE INVASIVAS

Artículo Especializado de nuestros amigos de Madrid Urología (MU)

INTRODUCCION
La RTU P y la Adenomectomía se consideraban el manejo estándar para los STUI secundarios a la HBP, ambas con indicaciones específicas y con buenos resultados clínicos.
La adenomectomía se considera un procedimiento más agresivo y es capaz de tratar mejor próstatas de gran tamaño pero tiene mayor tasa de mortalidad.
La RTP es un procedimiento menos invasivo pero que en muchos casos requiere de re intervención, esta limitada por el tamaño de la próstata y mantiene complicaciones importantes aunque la mortalidad es significativamente menor.
En la actualidad existen varias alternativas quirúrgicas a ambos procedimientos con eficacia y resultados similares, aunque siempre tomando como referencia estas dos técnicas quirúrgicas. Estas nuevas técnicas surgen con la intención de tratar pacientes con alto riesgo quirúrgico con comorbilidad importante , anticoagulados o con diátesis hemorrágicas.
En la actualidad se consideran 2 categorías  técnico quirúrgicas alternativas a la RTU P:  las técnicas mínimamente invasivas y las invasivas. La siguiente tabla presenta estas técnicas (siglas en inglés)  
Mínimamente invasivas
Invasivas
– TUNA (Ablación con Aguja de Radiofrecuencia Transuretral)
– TUMT (Termoterapia con Microondas Transuretral)
– HIFU ( Ultrasonido focal de alta intensidad)
– TUVP (Electrovaporización Transuretral de la Próstata)
– Prostatectomía Láser con varias técnicas (tipos: KTP, Holmium, Thulium y Diodo)
Todas son esencialmente tratamientos térmicos, que se realizan bajo temperatura y energía variable  produciendo una necrosis coagulativa de la próstata (mínimamente invasiva) o la vaporización del tejido prostático (invasiva), lo que les diferencia.
 
TRATAMIENTO MINIMAMENTE INVASIVO HBP
Algoritmo diagnóstico para el tratamiento quirúrgico de la HBP. Tomado de las guías clínicas de la EAU.
TUNA
Ablación con Aguja de Radiofrecuencia Transuretral
La energía de  Radiofrecuencia de bajo nivel se transmite a la próstata a través de un sistema de administración transuretral mediante una aguja. Una vez que el instrumento llega a la próstata, las agujas son colocadas y desplegadas en la uretra prostática liberando la energía. El calor resultante produce necrosis localizada de la próstata. Es un procedimiento que puede ser realizado bajo anestesia local con o si sedación.
Lo resultados son modestos respecto a la mejora en puntuación de síntomas y en la flujometría. Los efectos secundarios incluyen sangrado (33% de los pacientes), infección del tracto urinario (10%), y la estenosis uretral (2%). No se  han reportado efectos adversos en cuanto a función.
Aguja calentando el tejido prostático mediante radiofrecuencia. Esquema tomado de EAU para pacientes
 
Indicaciones:
– Próstata entre 30 – 80 ml.
– Pacientes que desean tratamiento mínimamente invasivo o
– Pacientes que no sean aptos para tratamiento quirúrgico estándar.
Guías Clínicas de la EAU: No es adecuada para próstatas mayores a 75 gr y/o con obstrucción aislada del cuello vesical o con lóbulo medio prominente. Los pacientes deben ser advertidos de altas tasas de re tratamiento y de menos mejoras en síntomas y en calidad de vida. Requiere cateterismo vesical durante varios días.
TUMT
Termoterapia con microondas transuretral
La energía de microondas se trasmite a través de un catéter intrauretral, con un sistema de refrigeración asociado para evitar daños en la uretra adyacente. El calentamiento de la próstata conduce a una necrosis coagulativa. Posteriormente acontece disminución del volumen de la próstata y el daño térmico a las neuronas adrenérgicas (bloqueo del nervio adrenérgico) lo cual alivia la obstrucción y síntomas.
En comparación con la RTUP, la TUMT reporta una mejoría de síntomas en el 55% de los hombres versus el 75 % de aquellos pacientes sometidos a RTUP. Los efectos secundarios en la esfera sexual son menos frecuentes con la TUMT que con la RTUP, sin embargo el período de cateterismo post quirúrgico en más largo, siendo las ITU y los síntomas urinarios irritativos mucho más comunes con este procedimiento. Es un procedimiento que no necesitaría anestesia, lo que lo convierte en un procedimiento francamente ambulatorio.
Energía calórica generada por antena de microondas. Esquema tomado de EAU para pacientes.
Indicaciones:
– Próstata entre 30 – 100 ml.
– Pacientes que desean tratamiento mínimamente invasivo o
– Pacientes que no sean aptos para tratamiento quirúrgico estándar.
Guías clínicas de la EAU: Alcanza una mejora de síntomas comparables a los de la RTU P pero con menos morbilidad aunque con menos mejoras en la flujometría. Es menos efectiva en próstatas de gran tamaño.
Tiene más alta tasa de retratamiento que la RTU P.

HIFU

Ultrasonido focalizado de alta intensidad
Un haz de ultrasonido focalizado es capaz de inducir un aumento de energía calórica en la próstata. Para este procedimiento se utiliza una sonda transrectal y requiere anestesia general o sedación intravenosa fuerte. Actualmente se considera una terapia en investigación.
Representación esquemática de pulsos de HIFU para ablación prostática.
OTRAS ALTERNATIVAS MINIMAMENTE INVASIVAS
UROLIFT. Clips prostáticos

Es un nuevo tratamiento que consiste en colocar unos clips en la próstata con el fin de mejorar el flujo de orina. El dispositivo de descarga Urolift se inserta transuretralmente a través
de una vaina rígida (bajo visualización cistoscópica) con el objeto de
alcanzar el área de obstrucción.

Lea sobre este procedimiento en el siguiente link: UROLIFT. 
Clips intraprosático. Esquema.
TIND. Dispositivo de Nitinol Implantable Temporalmente
El TIND es un dispositivo de reciente
comercialización que se implanta de manera segura y eficaz en el cuello
de la vejiga y en la uretra prostática bajo una sedación suave y de
manera ambulatoria.
 

Su diseño le permite expandirse una vez colocado,
ejerciendo una fuerza radial hacia el exterior lo que apertura la uretra
prostática obstructiva. Una vez implantado, el dispositivo se mantiene
colocado durante 5 días. Posteriormente el dispositivo es removido de
manera ambulatoria mediante cistoscopia.

Lea sobre este procedimineto en el siguiente link: TIND
TIND. Esquema del dispositivo y su implantación.

Cuál es el mejor láser para la próstata

Una pregunta que muchos pacientes (y no pocos médicos) se hacen es sobre cual de todos los tipos de láser para el tratamiento de la próstata es el mejor. Líneas abajo le contamos lo que dice la ciencia al respecto.

El mejor tipo de láser según la ciencia

En la búsqueda de nuevos tratamientos para la Enfermedad prostática los científicos han desarrollado diferentes métodos de tratamiento para la hiperplasia prostática benigna.
Inicialmente la cirugía abierta era la única opción terapéutica pero con el desarrollo de la tecnología, los materiales ópticos de precisión y las cámaras de alta definición; los urólogos nos vemos inmersos en un mundo maravilloso de alternativas que podemos ofrecer a nuestros pacientes, una gama amplia de posibilidades, que día a día mejoran, pero que día a día cambian.
La vídeo resección transuretral de la próstata, también conocida en nuestro medio como RTUP, ha sido por muchos años considerada el tratamiento estandarizado o “gold standard”; pero con el desarrollo de los distintos tipos de láser y sobre todo de la habilidad de los cirujanos para aplicar esta tecnología, posiblemente en poco tiempo sea reemplazada por el “laser”.
Láser es una palabra con significado muy amplio en la urologia, ya que sus usos son diversos: papiloma, cáncer de piel, uretra, próstata, cálculos, riñón, son sus aplicaciones actuales; Y posiblemente en el tiempo aumente su campo de acción.
En lo que compete al motivo del presente artículo es sobre el uso de láser para el tratamiento de la enfermedad benigna de la próstata, láser prostático.
Existen muchos tipos de láser que pueden ser utilizados para el tratamiento de la enfermedad prostática, existen muchos estudios que hablan de los beneficios de tal o cual tipo de láser, de sus desventajas, de las complicaciones a corto y largo plazo; y todo ello puede confundirnos al momento de seleccionar qué tipo de tecnología láser seleccionar para tratar un paciente e incluso para seleccionar un urólogo.
En nuestro medio existen muy pocos médicos que tengan la suficiente experiencia en los distintos tipos de láser que puedan compartir sus resultados en las distintas tecnologías que han utilizado a lo largo de su labor quirúrgica en el tratamiento de la próstata con el láser; Y si bien sus alcances son valiosos, su opinión al respecto de cuál es el mejor láser, puede ser tergiversada e incluso estar comprometida, por conflictos de interés.
QUE DICE LA CIENCIA ..?
Dos los artículos más interesantes que a la sazón tengo ante mis ojos y que podrían orientarle en su decisión de adquirir una tecnología para el tratamiento en la próstata con láser; un primer artículo de la Asociacion Europea de Urologia en el cual se discuten los tipos de láser y sus aplicaciones en los diferentes órganos urológicos, y un segundo artículo de la revista Nature, quizás el más completo, el cual realiza un metaanálisis en más de 1000 artículos comparando los diferentes tipos de láser utilizados para la próstata, indicando sus ventajas, desventajas y efectos a largo plazo.
Tres son los tipos de láser para PROSTATA que históricamente se presentan como más relevantes, el Green light o en láser verde, el Holmium y el Thulium; y dentro del metaanálisis se busca compararlos teniendo como control siempre a la RTU de próstata.
Quiero enfatizar, y ello en base a la amplia experiencia de mis colegas peruanos en el uso de láser, que los tres tipos de láser en manos experimentadas van a ofrecer resultados comparables al método estándar la rtu; siendo que la supera en cuanto a menor tasa de complicaciones como el sangrado, y al menor tiempo de estadía hospitalaria como menor tiempo de uso de sonda; independientemente del tipo de laser elegido.
La pregunta que usted se debe estar haciendo es si existe alguna diferencia, y si existe en la evidencia científica; y paso a comentarles brevemente lo discutido en los artículos.
👍🏻En laser Holmium tiene mejores resultados cuando se utiliza como parámetro de evaluación el flujo máximo (medido por uroflujometría), siendo el láser Tulio el que disminuye más el puntaje internacional de síntomas prostáticos.
👍🏻El tiempo operarorio es muy similar en los casos de Holmium y Thulium.
👍🏻Holmium y Thulium se caracterizan porque el paciente permanecerá muy poco tiempo hospitalizado, y muy poco tiempo con sonda.
En resumen los láseres que tienen buena seguridad y eficacia, con baja tasa de complicaciones son: Holmium y Thulium.

Cuando el cáncer ataca la intimidad del varón

El cáncer es un tema muy solicitado en nuestro blog, y por ello siempre le dedicaremos algunas lineas. En los varones esta enfermedad puede atacar la piel genital, y muchas veces la personas pasan por alto las señales que su organismo les envían, señales que usted podrá reconocer luego de leer las siguientes líneas.

Lesiones frecuentes en el cáncer de pene

El cáncer de pene es un tipo de cáncer de piel que puede afectar tanto la epidermis (la parte externa de la piel) e introducirse hacia las capas más profundas del miembro.

Los síntomas iniciales generalmente se manifiestan como:

– alteraciones de la apariencia de la piel, 

– presentarse secreciones incluso,l con mal olor, 

– zonas enrojecidas o irritadas por mucho tiempo, 

– bultos o masas, 

– erupciones rojizas, 

– protuberancias con costras, 

– sangrado en la piel, 

– dolor inexplicable en la punta del pene, 

– ganglios en la zona inguinal.

Los síntomas no son exclusivos del cáncer de pene, pero en su etapa inicial pueden confundirse con otras enfermedades, por lo que si usted tiene algún cambio en la apariencia de su piel del miembro viril debe acudir al urólogo a la brevedad; de nada sirve ir a la farmacia y solicitar una crema, o automedicarse, pues incluso los médicos generales muchas veces no están suficientemente capacitados para discernir entre una lesión benigna y un cáncer. 

El cáncer de pene usualmente se desarrolla en la zona cubierta de piel, esto es en el glande o en el prepucio; siendo muy raro que se presente en el cuerpo o eje del mismo. Es por ello que para examinar adecuadamente al paciente hay que retraer la piel prepucial para observar bajo luz directa la presencia de alguna lesión sospechosa en estas dos zonas.

CUANDO SOSPECHAR?

Al inicio sólo se pueden ver algunos cambios en la coloración, que pueden estar seguidos de enrojecimiento en la zona, esto lleva semanas o incluso meses, sin que la persona se de cuenta, o asuma erradamente que es un proceso pasajero.

Posteriormente podrán ir apareciendo heridas o llagas las cuales pueden o no infectarse, pudiendo a su vez presentar algún tipo de sangrado. Muchas veces las lesiones no producen dolor, y al no hacerlo la persona seguirá asumiendo que la condición que tiene es benigna.

No hay manera de determinar la existencia de un cáncer sólo con mirarlo, los años de experiencia me han servido para proceder hacer una biopsia ante cualquier lesión sospechosa, y no darle ni un minuto al cáncer. 

Una biopsia consiste en retirar una pequeña parte del tejido que uno quiere estudiar para llevarlo al microscopio y analizarlo. Las células de cáncer al ser examinadas son muy distintas a las células normales de la piel, siendo el diagnóstico en teoría es relativamente sencillo, obviamente siempre que se haga bajo la mirada experta de un anatomopatólogo bien entrenado.

Felizmente la mayoría de las veces las lesiones son de naturaleza benigna, esto es, no son cáncer…!

Lo que recomiendo siempre ante una lesión sospechosa de cáncer de pene es la biopsia de la misma, y la circuncisión inmediata; muchas veces con ello estaremos solucionando el problema de la gran mayoría de los pacientes.

Papiloma gigante

ScreenHunter_191 Dec. 27 12.38.jpg

El tumor de Buschke Lowenstein es también conocido como CONDILOMA GIGANTE, y es una lesión amplia, que envuelve la región ano genital. Si bien no tiene criterios histopatológicos para catalogarla como cáncer, es potencialmente maligna, lo que implica que dentro de su estudio deberán tomarse muestras de biopsia.

El tratamiento es complicado, se pueden utilizar sustancias tópicas o sistémicas, cirugía, uso de láser, uso de crioterapia, radioterapia y resecciones quirúrgicas amplias; pudiendo ser necesaria la participación de especialidades como la Urologia, cirugía estética, cirugía general, proctología y Oncologia.

Éste tipo de tumor puede afectar cualquier mucosa sexual, esto es pene, vagina, vulva, ano y recto; y usualmente están relacionados los tipos de papiloma 6, 11, 16, 18 y en raras ocasiones el 54.

Dentro del evaluación, al ser un tumor que disemina y de gran penetración, es útil el estudio de resonancia magnética con DTPA; la intención de este examen es determinar la profundidad y expansión del tumor, confines de su erradicación quirúrgica.

La biopsia debe ser lo suficientemente extensa y profunda para determinar las características del tumor, muchas veces será necesaria la participación de un cirujano plástico con el fin de poner un injerto de piel en la zona afectada.
El estudio histopatológico no va a mostrar una lesión exofitica, con masiva hiperplasia dérmica, hiperqueratosis, y paraqueratosis.

El tratamiento definitivo el escisión quirúrgica en la cual se puede lograr una tasa libre de papiloma de menos del 50%.

Para el tratamiento deberá considerarse la extensión de la lesión, la profundidad de la lesión, el tipo de papiloma, y las necesidades del paciente; por ello es muy importante que el sujeto conozca adecuadamente los pros y los contras de los distintos tipos de tratamiento.
Ningún tratamiento hasta la fecha demostrado erradicar completamente el papiloma, en nuestra experiencia hemos utilizado combinación de tratamientos con resultados satisfactorios; entre el año 2007 y 2013 tratamos 12 casos de condiloma acuminado gigante con excelentes resultados estéticos.

La foto que acompaña el artículo es una toma microscópica del condiloma, las imágenes in vivo suelen ser impactantes, por ello no las publicamos en este post.

Que buena onda…!

Las ondas de choque aparecen como una novedosa alternativa que promete mejorar las deficiencias en los varones con disfunción eréctil. Siga leyendo y conozca más sobre el tema, de mano de nuestros especialistas en urología. Dr. Luis y Fernando Susaníbar.

 

El uso de las ondas de choque en el tratamiento de la disfunción eréctil.
La litotricia extracorpórea con ondas de choque (LEOC) es un tratamiento en el que pulsos de ondas sonoras de muy baja intensidad se aplican directamente en el organismo, para mejorar el funcionamiento del órgano al cual se aplican, o mejorar la circulación interna. Este tratamiento ha sido utilizado en diferentes especialidades de la medicina como la traumatología, medicina física y urología.El tratamiento de las piedras renales con esta tecnología es muy difundido a nivel mundial y aceptado como el tratamiento estandarizado de la mayoría de casos de cálculos renales.

“Últimamente se está empleando para mejorar su función eréctil aplicando las ondas directamente en el cuerpo del pene”. Dr. Fernando Susaníbar

El tratamiento consiste en la aplicación de ondas en varias sesiones, las cuales pueden repetirse en caso de que sea necesario.

La LEOC se está investigando como nueva opción de tratamiento para la DE (disfunción eréctil), pero a la fecha no es considerado un tratamiento estandarizado tanto en las Guías Europeas como en las Norteamericanas de Urología. 

Un metanálisis recientemente publicado en las Guías Europeas de Urología analiza por primera vez el efecto de estas ondas en 14 estudios, en los cuales se incluyeron un total de 833 pacientes. 

Se valoraron los resultados apliucando cuestionarios de función sexual, y se llegó a la conclusión que el tratamiento puede aportar alguna mejoría en casos leves y moderados de DE.
Sin embargo los editores de la revista piden se tomen los primeros resultados con cuidado, ya que aún faltan validarse estudios controlados. 

“Es recomendable seleccionar adecuadamente al paciente, ya que el tratamiento si bien no es oneroso, implica inversión.” Dr. Luis Susaníbar

Los Drs. Susanibar, Luis y Fernando, son miembros de la EAU – Asociación Europea de Urología.

Enlace al artículo: http://bit.ly/29cXww3

 

DESPUES DE LA OPERACION DE PROSTATA, QUE..?

Qué sucede después de una cirugía de próstata?

Muchas son las preguntas que se hacen los varones que van a ser sometidos a una cirugía de próstata como la de ¿como quedarán después de ella?, ¿si podrán tener una vida sexual plena? y ¿si quedarán bien y sin ninguna secuela?. Nos encargaremos de esta última pregunta en este artículo.

Consecuencias de una cirugía de próstata

La próstata, como ya hemos visto es asiento de muchas enfermedades, y seguramente estimado lector se le vienen a la cabeza las tres más frecuentes: la prostatitis, el agrandamiento de la próstata (conocido por muchos como la hiperplasia prostática) y el cáncer.
Para todas ellas existe una gran variedad de tratamientos, siendo una de las alternativas la cirugía, hoy nos centraremos sólo en conversar sobre las consecuencias de la cirugía prostática de los tumores benignos.

Recuerden jóvenes que para optar por una cirugía como tratamiento de la próstata, el paciente debe ser evaluado exhaustivamente, y conocer a fondo los beneficios del tratamiento, pero también sus posibles complicaciones y secuelas. Dr. Luis Susaníbar Pérez. Clase Magistral. Facultad de Medicina. Universidad Nacional Mayor de San Marcos.
Una vez decidida la técnica quirúrgica, y valorado los riesgos de la operación, el paciente siempre va a preguntarse, cómo va a quedar después de la cirugía? Esta pregunta rondará la cabeza del varón, y muchas veces lo hace en silencio..! De ahí la importancia de la confianza que inspire el profesional, para que permita al paciente explayarse en sus dudas y temores. Es menester del urólogo, anticiparse muchas veces, y tocar el tema a fondo.

La operación de próstata, independientemente de la técnica, se realiza con el objetivo de aliviar los síntomas de la hiperplasia benigna de próstata. La diferencia la hace el cirujano, no la cirugía.

Como en cualquier intervención, en la operación de próstata existen consecuencias positivas y posibles consecuencias negativas.

El porcentaje de consecuencias negativas tras una operación de próstata es muy bajo, siendo superior el porcentaje positivo de estas.

Consecuencias positivas de la cirugía de próstata

Las consecuencias directas de cualquier operación de próstata con el objetivo de mejorar los síntomas producidos por el crecimiento de la próstata son: mejora en el flujo de la micción, menor cantidad de orina retenida en la vejiga tras cada micción y la mejora en la calidad de vida de los pacientes que padecen de próstata agrandada, lo cuál puede ser medido con los cuestionarios internacionales estandarizados (IPSS).

Todo esto va a reflejarse en la mejora de la calidad de vida de los pacientes, permitiendo así también aumentar las horas de sueño al no tener que levantarse por la noche con la necesidad de orinar, mejorar en la calidad del flujo de la orina y la disminuir considerablemente los problemas con las infecciones urinarias.

Lo que la evidencia científica ha mostrado en la actualidad en lo que respecta a los beneficios de la cirugía prostática, es lo siguiente:

  • Mejoría del flujo en más del 90%
  • Mejoría del residuo post miccional en más del 80% de casos, independientemente de la técnica quirúrgica.
  • Mejoría de los síntomas valorados por la escala internacional de síntomas prostáticos, en más del 50%
  • Mejora de la calidad de vida en más del 60%, porcentaje que se podría incrementar dependiendo de la técnica elegida, y del grupo o etnia utilizado.

Siempre existirán personas que no se sentirán del todo contentas con el resultado de la cirugía, a pesar de que el flujo y síntomas IPSS sean adecuados. Dr. Fernando Susaníbar. Madrid Urologia.

Consecuencias negativas de la cirugía de próstata

Toda intervención quirúrgica no está exenta de riesgos, de consecuencias desfavorables durante el postoperatorio inmediato, mediano y largo plazo.

Si bien con el avance de las tecnología y las nuevas técnicas quirúrgicas, el porcentaje de estos efectos adversos ha disminuido considerablemente a números mínimos que aseguran porcentajes de curación sin complicaciones en la gran mayoría de los pacientes; las consecuencias existen y existirán siempre. Dr. Luis Susanibar. Urologia Peruana.

Las características de cada técnica quirúrgica y las enfermedades asociadas de cada paciente, van a orientarnos al respecto de cuales podrían ser las posibles secuelas de una cirugía.

En la literatura médica y no médica, encontrará una gran cantidad de secuelas de la cirugía, siendo 4 las mas frecuentes:

Sangrado

Este puede suceder tanto durante la cirugía, inmediatamente usted se encuentre en recuperación de la misma, o mucho después del alta. Va a depender de varios factores, siendo importantes el volumen prostático y la técnica quirúrgica.

La posibilidad de un sangrado de menor cuantía durante el desarrollo de la intervención se mide, desde un punto de vista clínico, en la disminución de la hemoglobina en los controles analíticos y la necesidad de transfusiones sanguíneas inmediatamente después de la operación.

En el inmediato postopertorio es frecuente algún tipo de rubor en la orina, consecuencia del procedimiento mismo, el cual irá desapareciendo en el transcurso de los días, usualmente de 2 a 3 días.

La incontinencia urinaria

Definida como la dificultad para retener la orina a demanda del paciente es una complicación muy poco frecuente, y esta usualmente relacionada con dos situaciones:

La lesión parcial de alguno de los esfínteres que rodean la próstata y que son los encargados de mantener la orina en el interior de la vejiga.

La presencia concomitante de una hiperactividad vesical

La eyaculación retrógrada

Se define como la salida del esperma después de cada eyaculación hacia la vejiga impidiendo su salida a través de la uretra o el pene. Esta complicación se produce por la afectación durante la intervención quirúrgica de parte del músculo detrusor de la vejiga en la zona más adyacente a la próstata y por la alteración anatómica que significa retirar la glándula prostática. Como ustedes recordaran en un capítulo anterior, habíamos discutido al respecto de la importancia de la glándula prostática en la formación del semen y emisión del mismo.

La disfunción eréctil (impotencia)

Es una enfermedad compleja en la que intervienen varios factores tanto genéticos, emocionales, orgánicos y vasculares.

Es fundamental conocer el grado de erección del paciente antes de la cirugía, para hacer una comparación luego de la misma.

En relación con la intervención de próstata benigna no es usual que se dañen los nervios que producen la erección. Todas las técnicas muestran alteraciones en la erección, pero felizmente en menos del 5%

Recuerde conversar antes de la cirugía con su médico al respecto…!