Destacada

Separa tu cita al WhastApp 989662887

Llámanos:
Teléfono: (01)332-4009 y (01)424-9311
Celular: 989662887
Whats App: 989662887

Sigue el blog de urología mas leído en todo el mundo:

https://urologiaperuana.blogspot.com


Visita nuestras redes

http://www.facebook.com/urologia.peruana
http://www.youtube.com/urologiaperuana
http://www.instagram.com/urologia_peruana

El antígeno prostático no hace diagnóstico de cáncer de próstata

MITO.

Para fines de diagnóstico es necesario examinar el tejido prostático bajo el microscopio, y para ello es fundamental la toma de una biopsia prostática.

El examen dígito rectal y la prueba de sangre denominada antígeno prostático son fundamentales para la detección de personas con sospecha de cáncer; no son exámenes diagnósticos.

¿Cómo se hace el diagnóstico de cáncer de próstata?

La ciencia ha avanzado mucho y nos brinda a los médicos actualmente herramientas poderosas para el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades, existiendo a la fecha recomendaciones estandarizadas para el diagnóstico del cáncer de próstata. La abrumadora cantidad de información que existe en las redes sociales puede confundir mucho a las personas, de ahí en la pertinencia del presente artículo.

Para efecto del diagnóstico del cáncer de próstata debemos diferenciar dos situaciones: el realizar pruebas para descartar cáncer, denominado tamizaje o detección; y el realizar pruebas definitivas para el diagnóstico de cáncer.

Con fines de detección se recomienda a los varones acudir al urólogo a partir de los 50 años para que el médico los evalúe, conozca sus factores de riesgo, realice un examen clínico completo (no solo el tacto rectal) y solicite la prueba del antígeno proststico específico. Todo ello es fundamental para determinar si usted tiene algún riesgo de desarrollar la enfermedad y que paciente tiene sospecha de cáncer.

Cuando estamos frente a un paciente con sospecha de cáncer es cuando utilizamos los exámenes Indagatorios, el principal de ellos la biopsia prostática, la cual nosotros recomendamos realizar conjuntamente con una resonancia magnética multi para métrica. Adicionalmente a ello se puede determinar el avance o estadio de la enfermedad mediante el uso de la gammagrafía ósea y de la tomografía.

La interpretación correcta de estos exámenes debe hacerla un urólogo calificado.

La ecografía, el examen de orina, el examen de semen, no son exámenes recomendados por ninguna asociación urológica para la detección o el diagnóstico de cáncer de próstata.

¿Te duelen los testes?

El dolor de las gónadas masculinas curiosamente no siempre se debe a los testículos y muchas veces el paciente diagnosticado de una enfermedad conocida como epididimitis. Usualmente el dolor evoluciona hacia la cronicidad, localizándose en una o dos gónadas, siendo de distinta intensidad pudiendo ser un dolor incómodo tipo sordo o un dolor lancinante de gran intensidad que incluso impide la deambulación.
El mecanismo causante del dolor no es bien conocido y se postula desde una obstrucción mecánica de los conductos eyaculadores con congestión del epidídimo, a un atrapamiento o degeneración en los nervios periféricos, formación de granulomas o tejido fibroso.

Los pacientes con dolor escrotal crónico tienden a presentar distribuciones y características específicas del dolor y el cuadro puede tener otros síntomas acompañantes como la disfunción eréctil, dolor con las relaciones sexuales y/o eyaculación, dolor muscular o síntomas urinarios.

TRATAMIENTO
Usualmente la respuesta a los fármacos analgésicos habituales es mala y los antibióticos no han mostrado ser de utilidad. Se usan dosis bajas de ansiolíticos o antidepresivos (amitriptilina, nortriptilina), y fármacos neuromoduladores como la gabapentina con tasas de reducción del dolor en hasta el 80% de los pacientes.
Puede utilizarse como alternativa el bloqueo nervioso de la rama ilioinguinal, ubicado usualmente en la cara antero lateral del cordón espermático.

Para los pacientes que no responden al tratamiento conservador, se han descrito diferentes procedimientos quirúrgicos como la extirpación del epidídimo, con tasas de éxito muy variables, la recanalización de los conductos deferentes en caso de dolor postvasectomía o la microdenervación del cordón espermático.
El dolor escrotal muchas veces es frustrante tanto para el médico como para el paciente, y tiene componentes psicológicos muy intensos que acompañan con bastante frecuencia al que lo padece, necesitando muchas veces la intervención de un psicoterapeuta.

Informes
WhatsApp 989662887

Ser afroamericano te da más chances de tener Cáncer de Próstata

VERDAD.

Los hombres afroamericanos tienen más probabilidades de desarrollar cáncer de próstata que los hombres de otros grupos raciales. También es más probable que desarrollen formas agresivas de cáncer de próstata y mueran a causa de la enfermedad.

La Fundación para el Cáncer de Próstata estima que los hombres afroamericanos tienen 1,6 veces más probabilidades que el resto de hombres de padecer cáncer de próstata, y el doble de probabilidades de morir a causa de él.

Es importante señalar que el estrés del racismo y los sistemas racistas duraderos pueden desempeñar un papel en el desarrollo de la enfermedad más allá de los factores genéticos.

El cáncer de próstata puede permanecer asintomático durante mucho tiempo, por lo que las personas deben informarse sobre los riesgos y someterse a exámenes de detección periódicos con un médico.

Diferentes estudios asignan estadísticas de riesgo de cáncer de próstata ligeramente diferentes a los hombres afroamericanos. Sin embargo, todos están de acuerdo en que ellos tienen más probabilidades de desarrollar cáncer de próstata que los de otros orígenes raciales.

Cuando el cáncer de próstata aparece en personas de raza negra, tiende a ser más agresivo y progresar más rápido; de ahí la importancia de que ellos hagan su chequeo a partir de los 45 años.

El cáncer de próstata no da síntomas

MITO.

El cáncer de próstata (CaP) se inicia de manera microscópica siendo imperceptible al tacto en un inicio, y usualmente en sus estadios iniciales no causa síntomas en el varón.

Posiblemente la ausencia de sintomatología haga que muchos varones eviten la visita al urólogo, y ello especialmente a partir de los 50 años puede ser un gran error, ya que el CaP tiene grandes chances de curarse si se detecta a tiempo, justo cuando es muy pequeño, justo cuando el varón usualmente no va al médico.

Síntomas urinarios

El hecho de tener síntomas urinarios no implica tener cáncer, es más no implica necesariamente sufrir de la próstata; como hemos comentado con anterioridad en nuestro blog. Ir al baño frecuentemente, levantarse por las noches a orinar, sentir que aún queda orina en la vejiga y notar que la fuerza para orinar ha disminuido; no son síntomas exclusivos de la próstata y pueden ser reflejo del compromiso del riñón, uréteres, vejiga, próstata, infecciones, y un sin número más de causas. Sin embargo estos síntomas si pueden presentarse en casos de cáncer.

Síntomas sospechosos

En los varones con sospecha de cáncer, esto es con un tacto rectal anómalo y/o un antígeno prostático con valores elevados; algunos síntomas pueden hacernos sospechar que el cáncer se está desarrollando, por ejemplo:

  • Presencia de sangre en la orina o el semen
  • Pérdida de peso
  • Dolor de huesos

Recuerde que debe acudir al urólogo a partir de los 50 años para un chequeo de cáncer, pero si usted es afroamericano o tiene un familiar con CaP le recomendamos ir a partir de los 45 años.

El cáncer de próstata no se puede prevenir

MITO.

Tomado stricto sensu prevenir implica tomar precauciones o medidas por adelantado para evitar un daño, un riesgo o un peligro; en este caso asumir conductas que nos protejan del cáncer de próstata (CaP).

En medicina prevenir supone asumir conductas que modifiquen el riesgo de una enfermedad, para ello debemos identificar adecuadamente los denominados factores de riesgo del CaP.

Los factores de riesgo identificados universalmente en CaP son: la edad, la presencia de niveles normales de testosterona, la herencia (el tener padre o hermano con CaP) y el ser afroamericano. Ninguno de ellos son factibles de modificarse, y al no hacerlo, no podemos prevenir el CaP.

Medidas generales para prevenir el cáncer

Si bien no existen precauciones específicas para prevenir el CaP, podemos citar algunas conductas generales que alejarán en parte esta enfermedad.

Peso corporal, actividad física y alimentación

Los efectos del peso corporal, la actividad física y la alimentación sobre el riesgo de cáncer de próstata no están del todo claros, aunque usted puede tomar medidas que podrían reducir su riesgo.

Algunos estudios han encontrado que los hombres que tienen sobrepeso u obesidad tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de próstata avanzado, o un cáncer de próstata que sea más propenso a ser mortal.

Aunque no todos los estudios concuerdan, varios han descubierto un mayor riesgo de cáncer de próstata en hombres que tienen una alimentación con un alto contenido de productos lácteos ricos en calcio.

Por ahora, el mejor consejo relacionado con la alimentación y la actividad física para reducir posiblemente el riesgo de padecer cáncer de próstata consiste en:

  • Lograr y mantener un peso dentro de un rango saludable.
  • Mantenerse físicamente activo.
  • Seguir un patrón de alimentación saludable que incluya una variedad colorida de frutas y verduras, así como granos intergrales, y que a su vez evite o limite el consumo de carnes rojas y procesadas, bebidas endulzadas con azúcar y alimentos altamente procesados.

Además, puede que sea aconsejable limitar el consumo de suplementos de calcio, así como la cantidad de los alimentos ricos en calcio (esto no significa que los hombres que están recibiendo tratamiento para el cáncer de próstata no deberán consumir suplementos de calcio si sus médicos así lo recomiendan).

Vitaminas, minerales, comidas y otros suplementos

Algunos estudios anteriores sugerían que tomar vitamina E o suplementos de selenio podía reducir el riesgo de padecer cáncer de próstata, sin embargo a la fecha ninguna vitamina ha demostrado ese efecto.

No existe tampoco evidencia de que alguna bebida (como el vino) fruta, verdura o comida disminuyan las chances de CaP.

Medicinas

Algunos medicamentos han sido utilizados para reducir el riesgo de padecer cáncer de próstata.

Inhibidores de la 5-alfa reductasa

La 5-alfa reductasa es una enzima en el organismo que transforma la testosterona en dihidrotestosterona (DHT), la hormona principal que causa el crecimiento de la próstata. Los inhibidores de la 5-alfa reductasa, como la finasterida (Proscar) y dutasterida (Avodart) bloquean la producción de DHT por parte de esta enzima. Estos medicamentos se utilizan para tratar la hiperplasia prostática benigna (BPH), un crecimiento no canceroso de la próstata.

Se han realizado estudios abarcadores de estos dos medicamentos para determinar si también pueden ser útiles en reducir el riesgo de cáncer de próstata. En estos estudios se encontró que tras varios años los hombres que tomaron alguno de los dos medicamentos tuvieron menos probabilidad de padecer cáncer de próstata que los hombres que tomaron un placebo inactivo.

Cuando los resultados se analizaron con más detenimiento, se descubrió que los hombres que tomaron estos medicamentos presentaron menos cánceres de próstata de bajo grado, pero estos presentaron aproximadamente el mismo (o ligeramente mayor) riesgo de cánceres de próstata de mayor grado que son más propensos a crecer y a propagarse. A largo plazo, no está claro si estos medicamentos afectan las tasas de mortalidad, ya que los hombres en estos estudios presentaron una supervivencia similar, independientemente de si tomaron o no uno de estos medicamentos.

Estos medicamentos pueden causar efectos secundarios relacionados con la sexualidad, como disminución en el deseo sexual y disfunción eréctil (impotencia), así como crecimiento del tejido de los senos en los hombres. No obstante, pueden ayudar con los problemas urinarios causados por la BPH, como la dificultad para orinar y las fugas de orina (incontinencia).

Estos medicamentos no están aprobados por la FDA específicamente para ayudar a prevenir el cáncer de próstata, aunque los médicos pueden recetarlos fuera de las indicaciones autorizadas («off label») para este uso. Actualmente, no está claro si es muy beneficioso tomar uno de estos medicamentos solamente para reducir el riesgo de padecer cáncer de próstata. Aun así, los hombres que quieran saber más sobre el uso de estos medicamentos deben consultar con sus médicos.

Diabetes e hipertensión

Si bien no son enfermedades que produzcan CaP, las consecuencias de ambs pueden empeorar la condición del varón con el pasar de los años y sumarse a las secuelas del crecimiento prostático benigno e interferir en el tratamiento del CaP.

Referencia. Cancer.org