Pérdida de orina

La incontinencia es una enfermedad en la cual la mujer o el varón (y esto incluye también a los niños) pierden de manera involuntaria orina. Existen muchas clasificaciones de incontinencia, siendo tres los tipos fundamentales; la incontinencia urinaria de esfuerzo, la incontinencia urinaria de urgencia, y la incontinencia urinaria mixta; equivalente a una combinación de las anteriores. Describiremos a continuación algunos puntos resaltantes de esta enfermedad
Por que se produce la incontinencia urinaria

Para poder comprender mejor la incontinencia urinaria, es útil recordar como funcionan las vías urinarias.
Como sabemos la orina se forma en los riñones almacenándose temporalmente en la vejiga, ella puede almacenar diferentes volúmenes de líquido, sin producir un aumento de la presión en su interior. Para entender cómo funciona normalmente la vejiga vamos imaginarnos por un momento que la vejiga es un cuarto con una sola puerta. Cuando se llena la vejiga, las paredes del cuarto se dilatan, mientras la puerta permanece cerrada, esto se conoce como la fase de llenado vesical, almacenándose la orina en este momento. Cuando orinamos, las paredes del cuarto se contraen, aumentando la presión interior, mientras que la puerta se abre, permitiendo de esta manera la micción, esto se conoce como la fase de vaciamiento vesical. 

Cómo se produce la incontinencia?

Una vez comprendido el funcionamiento de la vejiga, entenderemos mejor el mecanismo de la incontinencia.

La Incontinencia de esfuerzo se produce por problemas en los músculos que cierran el cuello vesical durante la fase de llenado. En nuestro ejemplo del cuarto, el problema se situaría en la puerta: el marco de la puerta tiene defectos, las bisagras de la puerta están malogradas y la misma puerta se abre con facilidad, o lo que es peor, no cierra completamente. Es por ello que al mínimo esfuerzo del paciente, digamos con tos o con una risa, se pierde orina.
En la Incontinencia de urgencia  el problema es en la pared de la vejiga. Por causas poco conocidas, la pared tiende a contraerse de manera involuntaria, lo que se conoce médicamente como hiperactividad muscular de la vejiga, y esto produce también incontinencia.
Diagnóstico
El diagnóstico de incontinencia es eminentemente clínico, siendo muy importante el examen para descartar la presencia de prolapsos, y alteraciones anatómicas de los genitales femeninos. En el varón es importante considerar los antecedentes de cirugías prostática, rectal o abdominal.
Debe evaluarse la anatomía genitourinariamediante una ecografía y un cistoscopia, y la función vesical mediante la urodinamia.
Tratamiento
Este dependerá del diagnóstico. En el caso de la pérdida por esfuerzo se pueden utilizar hormonas, ejercicios de Kegel y mallas para corregir los defectos musculares; una cirugía conocida como sling.
Ya en el caso de la hiperactividad muscular de urgencia, el tratamiento es a base de medicamentos, aunque en casos complicados recurrimos al uso de toxina botulínica intravesical.
Recuerde que para un buen tratamiento, es indispensable un diagnóstico certero, en manos de un urólogo capacitado en uroginecología.
Anuncios