Cáncer testicular

Uno de los cánceres que mayor despierta interés en la población es el de las gónadas masculinas.
El problema de todo cáncer siempre será la ausencia de un tratamiento definitivo, y en el caso del cáncer testicular, todo esfuerzo está dirigido a erradicar la enfermedad, aunque para esto es siempre necesario retirar el testículo. Sepa más sobre este interesante tema.

 
Cáncer de Testículo
Anatomía genital
Siempre es necesario recordar un poco de anatomía básica antes de iniciar con el tema de fondo.
Los genitales masculinos están compuestos por el escroto (la bolsa escrotal), los testículos en número par, los epidídimos, los conductos deferentes, la próstata, las vesículas seminales y por último la uretra.

En el caso del testículo, órgano que nos compete en el presente artículo, es el encargado de producir las hormonas sexuales masculinas (la testosterona) y los espermatozoides.
Dentro de los testículos existen células llamadas GERMINATIVAS por que de ellas “germinan” o se producen los espermatozoides. Inicialmente los espermatozoides están inmaduros y viajan a través de una red de túbulos hacia el epidídimo (un tubo largo en espiral cerca de los testículos), donde los espermatozoides maduran y se almacenan, para posteriormente formar parte del líquido seminal en el momento de la eyaculación.

¿Qué es el cáncer?
El cuerpo humano esta compuesto por muchos aparatos y sistemas (por ejemplo el aparato urinario, el sistema nervioso, el aparato genital masculino, etc), y cada uno de ellos está conformado por órganos. En nuestro caso, el testículo está formado a su vez por una serie de tejidos en os cuales existen una gran cantidad de células. Estas células, así como nosotros, naces, crecen, se multiplica y mueren, en un ciclo constante y muy variado; para esto el organismo controla todo el proceso de manera regular. sin embargo existen algunas células que se vuelven anormales y comienzan a multiplicarse rápidamente, consumiendo a los tejidos vecinos; son estas células las que vienen a formar lo que todos nosotros conocemos como cáncer. 
Hasta la fecha no se sabe exactamente cual es la causa de ningún tipo de cáncer, y la gran mayoría de las veces es imposible tratarlo, siendo siempre la opción quirúrgica es la más adecuada.

Frecuencia del cáncer testicular
En países como el nuestro (Perú) es difícl estimar el numero de casos reales, sin embargo esxistem algunos datos importantes que deben conocer

  • Afecta a varones jóvenes entre los 15 a 35 años
  • Representa el 1% de todos los cánceres en el varón
  • En más del 70% de los casos se diagnostican en Estadio UNO, es decir cuando pueden ser curados.
  • Está aumentando el numero de casos cada año
  • Si es diagnosticado a tiempo la posibilidad de estar libre del cáncer es cercana al 99%.

El autoexamen testicular
Está demostrado que el autoexamen para la detección de tumores testiculares es muy eficaz, incluso mejor que el respectivo examen de mamas.

Factores de riesgo
Todo varón que tenga una o más de las siguientes características tiene mayor riesgo de CANCER DE TESTICULO

* Antecedente de Criptorquídia o Testículo no descendido
* Cáncer en el testículo del otro lado
* Padre o hermanos con cáncer de testículo
* Enfermedades del desarrollo testicular como el Síndrome de Klinefelter
* Puede suceder a cualquier edad y en cualquier raza, pero es más freceunte entre los 15 a 35 años y en la raza blanca.

Tratamiento

El tratamiento depende del tipo de estadío y del tipo de tumor.
Se pueden utilizar tres tipos de tratamiento:

1. Con el tratamiento quirúrgico, se extirpa el testículo (orquiectomía) y también se pueden extirpar los ganglios linfáticos cercanos (linfadenectomía). Esto por lo general se realiza en el caso de seminomas y no seminomas.
2. Se puede usar radioterapia empleando dosis altas de rayos X u otros rayos de alta energía después de una cirugía con el fin de evitar el retorno del tumor. La radioterapia generalmente se utiliza sólo para el tratamiento de seminomas.
3. La quimioterapia utiliza fármacos como cisplatino, bleomicina y etopósido para destruir las células cancerosas. Este tratamiento ha mejorado enormemente la sobrevida de pacientes con tumores seminomas y no seminomas.

Anuncios