ETS: panorama según la ONU

El Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA) publica una serie de materiales sobre temas de interés relacionados con la infección por el VIH y con el SIDA, con las causas y consecuencias de la epidemia y con las prácticas óptimas en materia de prevención, asistencia y apoyo a los
afectados por el SIDA.
Las enfermedades de transmisión sexual se vienen incrementando a lo largo de los años, y la oferta en salud es deficiente, sobre todo en los países en vías de desarrollo.
Desde esta columna queremos difundir algunos puntos importantes que la ONU ha publicado con relación a las enfermedades de transmisión sexual (ETS)
  • Existe un vínculo muy estrecho entre las enfermedades de transmisión sexual (ETS) y la transmisión sexual de la infección por el VIH. La presencia de una ETS sin tratar puede aumentar la infección y la transmisión del VIH por un factor de hasta 10. Por consiguiente, el tratamiento de las ETS es una importante estrategia de prevención del VIH en la población general.
  • A menudo las ETS no presentan síntomas. En la mujer, la mayor parte de las infecciones gonocócicas y clamidiales son asintomáticas. No obstante, hasta un 90% de los hombres que padecen esas infecciones manifiestan síntomas.
  • En los países en desarrollo, las ETS y sus complicaciones –incluso no contabilizando los casos de infección por el VIH– se encuentran entre las cinco primeras categorías de enfermedades para las que los adultos solicitan asistencia.
  • Las complicaciones y las consecuencias a largo plazo de las ETS sin tratar pueden ser muy graves, aún más en la mujer que en el hombre. Los recién nacidos también pueden sufrir ETS contraídas a través de la madre infectada, con consecuencias potencialmente graves pueden ser muy graves, aún más en la mujer que en el hombre. Los recién  nacidos también pueden sufrir ETS contraídas a través de la madre infectada, con  consecuencias potencialmente graves.
  • El objetivo de la prevención y la atención de las ETS es reducir la prevalencia de esas enfermedades a través de la prevención primaria y del tratamiento de casos eficaz.
  • La notificación a la pareja es importante para interrumpir la transmisión de las ETS y para prevenir una posible reinfección, pero en la práctica se presentan obstáculos.
  • Aunque el tratamiento contra las ETS como la sífilis, la blenorragia, la infección  clamidial, el chancroide y la tricomoniasis es eficaz cuando se administran los medicamentos adecuados, a veces los ministerios de salud de los gobiernos optan por tratamientos menos costosos pero de calidad inferior a la norma con la intención de ahorrar dinero. Esa práctica perpetúa la infección y puede propiciar la aparición rápida de organismos resistentes.
¿Quiere saber más ?
Anuncios