Herpes genital

Una de las mas temidas infecciones de transmisión sexual por los varones y mujeres es la del herpes genital, el cual es transmitido por contacto sexual.
El herpes genital es la causa más común de ulceras genitales, es causada generalmente por el virus herpes simple tipo 2 (VHS-2).
El herpes virus permanece en el organismo, no lográndose la cura definitiva.
Comentamos al respecto de esta enfermedad.
Generalidades
La primera manifestación clínica del herpes genital es generalmente la más dolorosa.
Las recurrencias posteriores son más leves y localizadas.
El diagnóstico se realiza clínicamente, pero debe ser confirmado por cultivo o serología.
El tratamiento incluye terapia con medicamentos antivirales – aciclovir, valaciclovir o famciclovir – así como analgésicos.
Además debe orientarse adecuadamente a los pacientes.
El tratamiento antiviral disminuye la gravedad y la duración del herpes genital primario; así como también las recurrencias.
Además puede ser usado como una terapia de supresión continua para disminuir la incidencia de recurrencia.Las mujeres embarazadas que tienen diagnóstico de herpes genital deben tener parto por cesárea para prevenir la transmisión al recién nacido.
Es indispensable tratar de discernir si el episodio que enfrentamos es el primero o se trata sólo de una recurrencia
Síntomas

  • La mayoría de las personas infectadas por el VHS-2 no saben que tienen la infección. Sin embargo, si se presentan signos y síntomas durante el primer brote pueden ser bastante pronunciados.
  • El primer brote ocurre generalmente dentro de las dos semanas siguientes a la transmisión del virus y las llagas se curan típicamente en dos a cuatro semanas.
  • Otros signos y síntomas durante el episodio primario pueden incluir una segunda serie de llagas y síntomas parecidos a la gripe, entre ellos fiebre e inflamación de las glándulas.
  • Sin embargo, la mayoría de las personas con la infección por VHS-2 nunca presentan llagas o pueden tener signos muy leves que no se notan o que se confunden con picaduras de insectos o con otras afecciones de la piel.
  • La mayoría de las personas a quienes se les ha diagnosticado un primer caso de herpes genital pueden esperar tener varios (típicamente cuatro o cinco) brotes (recurrencias sintomáticas) en un período de un año. Por lo general, estas recurrencias disminuyen en frecuencia a medida que pasa el tiempo. Es posible que la persona se dé cuenta que tuvo un caso de herpes genital años después de que adquirió la infección.
  • En muchos adultos el herpes genital puede causar dolorosas llagas genitales recurrentes y la infección por el herpes puede ser grave en personas con sistemas inmunitarios deprimidos Sean graves o no los síntomas, el herpes genital causa con frecuencia angustia emocional en las personas que saben que están infectadas.
  • Adicionalmente, el VHS genital puede causar infecciones potencialmente mortales en los bebés. Es importante que las mujeres eviten contraer el herpes durante el embarazo porque una infección adquirida durante una etapa avanzada del embarazo conlleva un mayor riesgo de que el virus sea transmitido al bebé. Si una mujer tiene herpes genital activo al momento del parto, se realiza por lo general un parto por cesárea. Afortunadamente, es muy poco frecuente que una mujer con herpes infecte a un bebé.
  • El herpes puede contribuir a la propagación del VIH, el virus que causa el sida. El herpes puede hacer que las personas se vuelvan más susceptibles a la infección por el VIH y que las personas infectadas por el VIH sean más infecciosas.
Anuncios